top of page

Iníciate en tu Viaje de Primavera: Conecta con la fuerza del deseo evolutivo

La vida se alza con fuerza. En la primavera, la naturaleza eclosiona impetuosa, con nuevos brotes, comienzos, apareamientos, crecimiento y florecimiento. La vida renace y se manifiesta bella, fresca, verde, florida y animada.


Podemos observar, abrirnos a percibir, a escuchar cómo se siente todo ese torrente, ese impulso vital exaltado que nos corre por dentro en primavera. ¿Cómo lo sientes? ¿Cómo se manifiesta eso en ti? Podemos preguntarnos cómo es la primavera en nuestra vida, observar la naturaleza que nos rodea, aunque sea con esa plantita que tienes en casa. Se trata de tomar contacto consciente con la naturaleza y dejarnos llevar por sus ritmos y sus fuerzas naturales.


La primavera como estación del año empieza fresca, clara y expansiva, autopropulsando cambios necesarios para el crecimiento, el desarrollo que se nutre con la luz. Los días se van haciendo cada vez más largos, la luz y el calor irán tomando terreno. La tierra se va solarizando y justo en el equinoccio las energías entre la danza del Sol y la Tierra están en equilibrio. Eso es lo que celebramos en el equinoccio.


Vamos hacia la luz, hacia el sol, pero no olvidamos de donde venimos y no nos desconectamos de la oscuridad y del repliegue del invierno, donde hemos echado raíces y nos hemos restaurado en lo más profundo. Estamos arraigadas en esa conexión subterránea, invisible, bajo la superficie pero muy presente en nuestro interior. Y con esa fuerza y ese poder nos presentamos en la Primavera. Ese es el viaje de la Tierra, de la Naturaleza, que representa el Mito de Deméter y Perséfone. Este es también nuestro viaje del alma en esta temporada.

Así, la primavera es una época de nacimientos y de regeneración, de fuerzas evolutivas, impulsos, creadores de más vida. Equivalencias con la Luna creciente, el color verde; La etapa de la menstruación: post menstrual, al inicio de un nuevo ciclo ovulador. En cualquier manifestación natural se inicia un nuevo ciclo de vitalidad, potencia, acción y deseo de conexión y expansión, esas son las fuerzas energéticas que nos muestra la naturaleza en sus cambios y transformaciones.


¿Nos sincronizamos con estas fuerzas naturales? ¿Nos las dejamos sentir?


Conéctate con esas energías para orientar y potenciar tu viaje del alma, y ahora en Primavera el recorrido nos lleva a escuchar y a sentir el deseo que nos impulsa hacia el despliegue de nuestro potencial, en cualquiera que sean sus manifestaciones.



EL MITO DE DEMÉTER Y PERSÉFONE Y SUS MISTERIOS


Deméter y Perséfone, las diosas gemelas percibidas como madre e hija, representaban para los pueblos de la antigüedad los poderes de la naturaleza, su transformación y emergencia cíclica.


En la mitología griega, Perséfone es la hija de Zeus y de Deméter. La joven doncella, también conocida por el nombre de Kore, se casa con Hades y además de ser una diosa, se convierte en la reina del Inframundo, después de que sea raptada por Hades. El mito del rapto de Perséfone posee un gran poder emocional que le ha otorgado una gran popularidad: una doncella inocente, el dolor de una madre por el rapto y el regreso de su hija. También es citada con frecuencia como un paradigma de los mitos que explican procesos naturales, con el descenso y el regreso de la diosa, provocando el cambio de estación.


En primavera, Perséfone regresa de su viaje al inframundo, al reino de la oscuridad y la muerte. Deméter espera a Perséfone en el umbral donde el Inframundo se abre al reino iluminado por el sol, dando la bienvenida a su amada hija de vuelta a sus poderes de luz y vida.

Perséfone ha sido transformada por sus viajes y pruebas en el Inframundo. Emerge como una diosa renacida en una versión más madura y evolucionada de sí misma: Reina del Inframundo y Diosa del Crecimiento Primaveral, con una totalidad y grandeza de ser que es lo suficientemente sabia, amorosa y poderosa como para tender un puente y equilibrar las inmensas energías opuestas del Inframundo centrado en la muerte y el reino iluminado por el sol centrado en la vida de Su Madre Deméter.



Deméter y Perséfone están vinculadas directamente al contexto de los enigmáticos ritos iniciáticos secretos de regeneración de los misterios eleusinos, que prometían la inmortalidad a los sobrecogidos participantes. Una inmortalidad en el mundo subterráneo de Perséfone, un mundo posible más allá de la muerte.


Hay misterios y ritos de paso, iniciaciones antiguas vinculados al inframundo y a la magia y la expansión de la conciencia a través de sumergirse en la oscuridad, la muerte y el renacimiento, convirtiéndolos en una celebración de la vida.

Los misterios de Eleusis que celebraban a estas Diosas eran ritos de paso destinados a personas adultas que proporcionaron un espacio sagrado para vivenciar nuevos estados de conciencia y una percepción de la vida que surge de la muerte. Dentro de los misterios de Eleusis también está el culto de Dionisio, dios de los nuevos brotes y arquetipo masculino, y el de Adonis como amante de Perséfone-Afrodita, para celebrar el «hierosgamos» la unión sexual sagrada de la pareja divina. Estos rituales se celebraron durante más de dos mil años en toda la cuenca del Mediterráneo, llegando incluso a Catalunya.


Desde los misterios Eleusinos y las escuelas de misterios de la Antigua Grecia, la historia del rapto y la aparición de Perséfone expresa algo sobre el alma. Algo sobre la vida/muerte/vida y los ciclos y las estaciones y el otoño y la primavera. Algo sobre el trabajo que debemos hacer cada invierno bajo la superficie de nuestras historias. Algo sobre la iniciación y el misterio.


LA SABIDURÍA ANCESTRAL: LA GRAN DIOSA Y EL MITO ORIGINAL


Si seguimos los rastros del mito original matrístico, tenemos la Triple Diosa: Doncella- hija-Perséfone, Madre-Dadora-Deméter y Anciana-sabiduría-Hécate. Tres facetas, dimensiones, emanaciones de la gran Diosa.

Deméter representa a la Dadora de Vida y Dispensadora de la Muerte Cíclica. Ella es útero y tumba similar a la Pachamama de los indígenas latinoamericanos. Y su hija Perséfone es la Doncella del Renacimiento y la Regeneración identificada con la luna, la primavera, las serpientes y el Mundo Subterráneo. Esta Gran Diosa, desdoblada en dos o tres aspectos, representa el poder sustentador de la vida presente en las fuerzas y energías de la Tierra, con sus florecimientos y repliegues estacionales que influían en la vida de las personas y en sus formas sociales.


El significado esencial y ancestral de este mito se refiere a una concepción sagrada donde vida-muerte conforman parte de un mismo proceso. Ambas no están dualizadas y no funcionan como opuestos irreconciliables. La muerte natural como la vida es una experiencia de transformación, iluminación y maduración que abarca dimensiones espirituales, psicológicas y culturales de las personas. En este sentido, la interrelación e interconexión de las diferentes formas de vida es un tema central en este mito matrístico agrícola. Y es que esa cosmovisión ya era representada y evocada por los mitos de la Gran Diosa, antes que estos fueran colonizados y adaptados por las sociedades guerreras y patriarcales.


Pero además, Perséfone no solo se vincula desde la antigüedad a la existencia de las distintas estaciones, no solo de la primavera, sino que además nos muestra cómo es la evolución espiritual desde la perspectiva de la maduración cíclica de una mujer, que al igual que las estaciones, transita diferentes etapas evolutivas.


Es posible que el mito pre-patriarcal de Deméter-Perséfone aún sea un viaje interior a explorar, una experiencia iniciática poco transitada en toda sus dimensiones y misterios incluidos.

TU VIAJE INTERIOR EN ESTA PRIMAVERA


Ábrete a la ecuanimidad viva, equilibrio y totalidad de la Naturaleza. Abraza las enseñanzas evolutivas de las Diosas Madre-Hija, Deméter y Perséfone. Tiende puentes internos para equilibrar las complejidades y polaridades de tu Ser, tu inframundo y superficie, tu subsuelo y tu florecer. Prepárate para escuchar el deseo profundo y cultivar un nuevo comienzo lleno de alma al iniciar conscientemente tu Viaje de Primavera.


Déjatelo sentir y aprovéchalo. Solo tienes que abrirte interiormente y escuchar con todos tus sentidos. Así te conectas a tu naturaleza esencial. Es una experiencia sensorial.


Déjate estar. Déjate sentir. Déjate mover. Déjate impulsar por el torrente natural de tu vida. Dentro de ti hay una vida que quiere vivir: permítela brotar en primavera. Déjate sentir las distintas fuerzas de la naturaleza. Las subterráneas, las que están ahí sustentándote, para que lo que sea que emerja conectado con tu deseo evolutivo, se muestre y crezca a la luz del sol con la fuerza autopropulsante de la Vida.


La primavera es expansiva y nos ayuda en nuestro crecimiento, acción, realización de planes, trabajo, para nuestro crecimiento y maduración evolutiva a través del tiempo cíclico, orgánico y natural.


¿Viajamos con la primavera?


El viaje empieza justo donde estés ahora.

Date el permiso de experimentar ese crecimiento, ese deseo y ese potencial que te llevan hacia delante en la dirección evolutiva de tu vida.




Comments


bottom of page